Plantillas Ortopédicas para Niños

Plantillas Ortopédicas para Niños:

Plantillas para niños

La detección temprana de problemas en los pies o en la postura evita alteraciones que pueden afectar el crecimiento y desarrollo del niño.

Un problema postural detectado a tiempo es siempre mas fácil de corregir.

Este tipo de problemas generalmente afectan el desempeño del niño en actividades físicas y deportivas.

Nuestros especialistas hacen una evaluación mediante la tecnología europea computarizada más avanzada.

En caso de ameritarlo, se diseñan plantillas a la medida de acuerdo al análisis computarizado.

También se desarrollan programas de ejercicios para acelerar la solución al problema diagnosticado de pies y/o postura.

La mayoría de los ortopedistas esperan a los 3 años de edad para evaluar a los niños, pero hay niños con patologías más graves que requieren atención desde antes. Es muy importante tomar en cuenta que las variaciones en la forma de los pies infantiles pueden ser transitorias y existe la posibilidad de que se corrijan conforme va creciendo el niño.

En el niño los principales síntomas que ameritan una evaluación médica son:

  • Dolor en pies, tobillos, rodillas o alguna otra parte de las piernas.
  • Pie plano, pie cavo, piernas “charras”, etc.
  • Gastar los zapatos de forma dispareja.
  • El niño se cae mucho o se le dificulta correr.
  • Factores hereditarios que predisponen alguna patología en el niño, por ejemplo, si alguno de los padres tienen pie plano.
  • El pie plano es la primera manifestación de parálisis cerebral leve en el niño.
Niños tipo de pie

Las plantillas, técnicamente conocidas como ortesis plantares, son prescritas por el médico por la preocupación de sus padres al observar que los niños no caminan bien, se caen con frecuencia y observan deficiencias en su marcha. Es de vital importancia conocer que la marcha requiere de un aprendizaje oportuno y los niños evolucionan con el crecimiento. La estructura de la marcha en los niños inicia a partir de los 3 años, aunque la marcha no se asemeja a la de los adultos hasta los 5-7 años. 

Los niños al empezar a ponerse de pie no tienen un soporte adecuado en la planta de los pies, solo tienen tejido adiposo, es decir grasa, la cual deberá de adaptarse gradualmente a las cargas de su propio cuerpo. La mayoría de los bebés nacen con los pies planos, desarrollando el arco de sus pies a medida que van creciendo. Pero en algunos niños que nacen con pies planos propiamente dichos, el arco del pie nunca se acaba de desarrollar por completo. Lo primero que perciben los padres a menudo es que su hijo tiene los “tobillos débiles”, que parecen torcerse hacia adentro. Al inicio los niños tienen las piernas curvas, con el tiempo van extendiendo sus rodillas, teniendo más apoyo en las plantas de sus pies y de esta manera se irán formando los arcos.

El niño está tratando de buscar su verticalidad, por lo que no hay que apresurarse a tomarlo como una patología. Los niños se caen con frecuencia, otros apoyan los pies hacia adentro, otros lo hacen hacia fuera, con la finalidad de mantener el equilibrio. Adicionalmente, el aumento de la grasa plantar puede dar la apariencia de un falso pie plano. A esta edad hay una transición entre las piernas en paréntesis (genu varo) y las piernas en equis (genu valgo), hasta que la musculatura de las piernas empieza a adquirir tono y fuerza. 

Existen diferentes patologías en los pies del niño como son pie plano, pies laxos, valgos, varos, pies cavos, algunos caminan de puntas, presentan desviación en sus rodillas en X, etc.

Para poder entender mejor los apoyos de los pies es de vital importancia conocer las partes en las que dividen los pies:

Ante pie: Parte anterior del pie (empeine y dedos)

Mediopié: Parte central del pie, que se encuentra entre el antepié y el retropié

Retropié: Parte posterior del pie (talón)

Caminar de puntas:
Esta forma de caminar es frecuente en los niños en edades de uno a tres años, esta tendencia generalmente desaparece a los 3 años. Si un niño presenta esta marcha de forma exclusiva y sigue haciéndolo despegues de los tres años, deberán ser evaluados por un médico lo antes posible.

Pie Plano:
El pie plano es una patología común, es normal en los niños hasta los 3 años. Esto se debe a que los tejidos que sostienen las articulaciones del pie están débiles. A medida que los niños crecen estos tejidos se tensa, se fortalecen y forman un arco. Si persiste en niños mayores, debe ser revisado para evitar complicaciones.

Pie Cavo:
Consiste en la elevación de la bóveda de la planta del pie y es lo contrario del pie plano. Los dedos incluso pueden quedar en garra o flexionados hacia adentro. Esto disminuye el tamaño del pie. Se puede identificar a los niños con esta patología, si al caminar no dejan huella en la parte central de la planta.

Pie Varo:
Se observa el talón mirando hacia adentro.

Pie Valgo:
El talón mira hacia afuera.

Pie Aducto:
El antepié se desvía hacia adentro.

Pie Supinador:
La planta del pie mira hacia adentro.

Pie Pronador:
La planta del pie mira hacia afuera.

Pie Talo:
Apoya solo con el talón.

Pie Abductor:
El pie se desvía hacia afuera.

Pie Equino:
Las deformidades anteriores pueden combinarse en lo que llamamos “pie equino”, así, tendremos Pies Talo-Valgos, Equino-Varos, etc.Niños pies

En Ultra-Med® sabemos que la natural inquietud de los padres, abuelos, maestros sobre la salud y bienestar de los niños debe ser atendida y se debe proveer la mejor solución médica.

¿Necesita más información?

niños felices